Osteoporosis I: definición y diagnóstico

¿Qué es la osteoporosis?

El término osteoporosis significa hueso poroso. Para facilitar la comprensión de esta enfermedad, debemos conocer su microarquitectura. El hueso se compone de minerales, principalmente sales de calcio unidas entre ellas por fuertes fibras de colágeno. En su cubierta externa, más compacta, está el hueso cortical y dentro existe una malla de forma apanalada, el hueso trabecular.

El hueso es un tejido vivo, activo, que se encuentra en constante recambio. El hueso antiguo es destruido y reabsorbido por unas células llamadas osteoclastos, para ser reemplazado por tejido nuevo producido por los osteoblastos. Este balance entre la destrucción y creación de tejido óseo se va modificando en las diferentes etapas de nuestra vida. En la infancia y adolescencia el hueso se forma a gran velocidad permitiendo su crecimiento alcanzando su pico de densidad alrededor de los 20 años. A partir de ese momento se crea a la misma frecuencia que se destruye. Se cree que el esqueleto adulto se renueva completamente en un periodo entre 7-10 años. A partir de los 40 años la balanza se empieza a desequilibrar, destruyéndose más rápido que formándose, empezando entonces a perder densidad ósea. Éste es un fenómeno normal del envejecimiento, utilizándose el término osteoporosis cuando ello conlleva una fragilidad excesiva del hueso.

Los huecos de la estructura de panal se hacen más grandes, disminuyendo significativamente la densidad, hasta tal punto de conferir un alto riesgo a romperse, dando lugar a las fracturas. A menudo la fractura es el primer signo de osteoporosis, apareciendo incluso con traumatismos leves. Se dan con más frecuencia las de cadera, vertebras y muñeca. Las vértebras se debilitan y pierden altura, ocasionando lo que conocemos como aplastamiento vertebral. Suelen aparecer en la parte media/baja de la columna y si afecta a varias vertebras, pueden aumentar la curvatura de la espalda (hipercifosis dorsal), dando lugar a la pérdida de altura total. Suele provocar dolor de espalda y en ocasiones puede provocar dificultad respiratoria por la pérdida de la anatomía habitual. La gente con fracturas vertebrales tiene un riesgo incrementado de presentar fracturas de cadera y muñeca. Se estima que la osteoporosis causa 90.000 fracturas de cadera y 500.000 vertebrales cada año en España.

A partir de los 40 años la balanza se empieza a desequilibrar, destruyéndose más rápido que formándose, empezando entonces a perder densidad ósea. Éste es un fenómeno normal del envejecimiento, utilizándose el término osteoporosis cuando ello conlleva una fragilidad excesiva del hueso.

¿Quién tiene mayor riesgo?

Como ya se ha mencionado, el riesgo de padecer osteoporosis aumenta con la edad, y aunque cualquiera puede desarrollarla, las mujeres tienen mayor predisposición, concretamente 4 veces más. En un estudio de 2010 se estimó que de los 2,4 millones de españoles mayores de 50 años que padecían osteoporosis; 1,9 millones era mujeres y 0,5 millones eran de hombres. La principal razón de este fenómeno es la aceleración en la pérdida ósea a partir de la menopausia, cuando los ovarios dejan de producir estrógenos. Otro factor determinante es que en general los hombres parten de un nivel de densidad ósea mayor antes de que empiece el desequilibrio hacia la pérdida. Existen otros factores de riesgo para el desarrollo de osteoporosis:

  • Tratamiento crónico con corticoides. Especialmente por vía oral. Pueden afectar la producción ósea por la reducción de la absorción intestinal de calcio y el aumento de su pérdida por el riñón. Si toma este tratamiento de manera mantenida durante más de tres meses debería tomar medidas protectoras contra la osteoporosis.
  • Déficit de estrógenos. En menopausias precoces (antes de los 45 años) o cirugías que hayan requerido la extirpación de los ovarios.
  • Falta de ejercicio. La salud ósea y muscular están entrelazadas. Una buena condición física disminuirá esta pérdida de masa ósea y además reducirá el riesgo de caídas.
  • Dieta pobre en calcio y vitamina D.
  • Fumar reduce la capacidad celular de generar tejido óseo, además en mujeres, disminuye los niveles de estrógenos y puede causar menopausia precoz.
  • Consumo de alcohol. Reduce la producción ósea y aumenta el riesgo de caídas.
  • Historia familiar de osteoporosis. Si un familiar cercano ha presentado una fractura relacionada con la osteoporosis, el propio riesgo de presentar una fractura será mayor de lo normal.
  • Otros factores: étnicos, peso corporal bajo, historia previa de fracturas, problemas de absorción de alimentos (celiaquía o secundarios a otros tratamientos).

El riesgo de padecer osteoporosis aumenta con la edad, y aunque cualquiera puede desarrollarla, las mujeres tienen mayor predisposición, concretamente 4 veces más

¿Cómo se diagnostica?

Sin la presencia de la fractura, no hay síntomas o signos determinantes para su diagnóstico clínico, conllevando a menudo un infradiagnóstico. Se comprobó que hasta en un 95% de las fracturas por fragilidad ósea no tenían el diagnóstico previo de osteoporosis. Resulta fundamental entonces, realizar estudios complementarios ante la mínima sospecha.

Se deberá realizar una densitometría ósea o DXA (absorciometría de rayos X de energía dual) para medir la densidad del hueso. Los resultados pueden ser interpretados de la siguiente manera; resultado normal (riesgo bajo de fractura por bajo impacto), resultado de osteopenia (el hueso está debilitado pero el riesgo de fractura por bajo impacto sigue siendo bajo, y requerirá tratamiento en función de la presencia de otros factores de riesgo) y resultado de osteoporosis (tiene alto resigo de fractura por bajo impacto y deberá tratarse). Existe controversia en cuanto a que se deba realizar el estudio a toda la población a partir de una edad determinada, aunque si que se recomienda en los siguientes casos:

  • Haber tenido una fractura por bajo impacto.
  • Tratamiento crónico con corticoides (>3 meses).
  • Menopausia precoz (<45 años).
  • Tener padres que han padecido una fractura de cadera.
  • Comorbilidades que afectan al hueso: Celiaquía, Enfermedad inflamatoria intestinal (Colitis ulcerosa y Enfermedad de Crohn), Artritis reumatoide, Diabetes e Hipertiroidismo.
  • Índice de masa corporal bajo (IMC <19)

Los médicos disponemos de escalas de riesgo que nos ayudan a tomar las mejores decisiones tanto diagnósticas como terapéuticas. En este campo, disponemos del FRAX (Fracture Risk Assessement Tool) un score desarrollado por la OMS que infiere el riesgo de padecer una fractura osteoporótica.

 

En conclusión, la osteoporosis es una enfermedad muy frecuente, prevenible y tratable, que ante la ausencia de signos de alerta comporta que muchos pacientes no se diagnostiquen en la fase temprana, perdiendo la oportunidad de un tratamiento precoz y efectivo. En Clínica Ferrer Castelló estamos sensibilizados con este aspecto y le ofrecemos un abordaje diagnóstico terapéutico dirigido.

Deseamos que este primer Blog sobre el tema les haya resultado interesante, no se pierdan el próximo Blog sobre las diferentes opciones terapéuticas y recomendaciones dietéticas.

 

También te puede interesar

Enfermedades crónicas

Osteoporosis I: definición y diagnóstico

¿Qué es la osteoporosis? El término osteoporosis significa hueso poroso. Para facilitar la comprensión de esta enfermedad, debemos conocer su microarquitectura. El hueso se

Pedir Cita