Potenciales evocados:
Somatosensoriales, Visuales y auditivos

Esta técnica diagnóstica consiste en enviar distintos estímulos sensitivos obteniendo el registro de las respuestas cerebrales que éstos provocan. Para ello, deben emitirse cientos de estímulos y promediar los resultados. Para realizar esta prueba, se colocan electrodos en el cuero cabelludo, los pabellones auditivos y cuello, hombros y columna. Los estímulos recibidos pueden provocar molestias, que son bien toleradas.

Para los potenciales evocados visuales, el paciente recibe destellos luminosos o una imagen de tablero de ajedrez que cambia continuamente de blanco a negro.

Para los potenciales evocados auditivos, recibe un sonido corto y rápido por un auricular. Para los potenciales evocados somatosensoriales el paciente siente unos pequeños estímulos eléctricos en los pies y las manos.

Son útiles en el diagnóstico de enfermedades como neuritis óptica, esclerosis múltiple, sorderas, traumatismos craneales, lesiones de médula espinal o tronco del encéfalo, neuropatías, etc. Además sirven para el control evolutivo de enfermedades para evaluar su progresión o mejoría.

Pedir Cita